sábado, 18 de febrero de 2017

Acoger

Barcelona se manifiesta a favor de los refugiados. Contradicciones de una urbe que no se caracteriza por su hospitalidad. Impersonal aunque con muchas posibilidades. Como tomar café dentro del H&M más grande de Europa. Y es que, aunque suene a capitalista, también lo añado a las nuevas experiencias. Por cierto, foto para Instagram de la vida en directo. Antes, vermut zaragozano en el Raval. Ya sábado tarde. Tranquilidad casera. Escritura, aroma a sándalo, una infusión "todo está bien". Alguna llamada. Y recapitular las últimas horas. Pararse, escucharse, observar con distancia. Cruzarse con una bicicleta que atraviesa el barrio. Nexos que no son tal. Buscar mi sitio en el gym. Y seguir descubriendo. Trenes de cercanías que te llevan a nuevos parajes. Tal vez, improvisados. Tras sólo ojear unas cuantas imágenes en Google. Y ver el mar. Tan cerca y olvidado. Porque las distancias las marcamos nosotros...

miércoles, 15 de febrero de 2017

Carta madrugadora

Madrugo para certificar una carta con destino Paseo de la Esperanza. La esperanza es ese "estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea". Ayer, tras inaugurar el objetivo gym (a añadir a las "nuevas experiencias" que explicaba en un post anterior), Montse me hablaba de "la lista de los 20 deseos". Pero yo sigo diseñando mi línea de la vida. Mientras, coincidiendo con San Valentín, supero un período de prueba. ¡Y es que los curros duran más que las relaciones! Por otro lado, Heraldo de Aragón publica un reportaje titulado "Si buscas el amor en Tinder te vuelves loco". 100% real. Pero, en general, conocer no es fácil. Menos aún crear vínculos y mantenerlos. Pienso que el mercado laboral nos está dinamitando. Y por supuesto que hay personas imprescindibles. Al menos, las nuevas tecnologías acortan distancias. Por cierto, esta semana me jode cuando me hablan de cierta aplicación. Aunque yo también la descargué en un momento similar. Vivimos a través de una pantalla. Seguirá...

domingo, 12 de febrero de 2017

L'olla dels desitjos

A tan sólo 50 kilómetros de Barcelona, tierra de brujas. Sábado. Echo mi deseo en la olla, creo mi propio amuleto y, tras el conjuro, tomo la queimada. Habrá que creer en algo. Sumaré nuevas experiencias. 

miércoles, 8 de febrero de 2017

Nuevas experiencias

Miércoles; mientras sigo envuelto entre el nórdico, recibo un WhatsApp que acerca días y kilómetros. Y salgo al balcón con mi taza de café, mientras contemplo un Raval poco madrugador. De fondo, noticias sobre sucesos. ¡Cómo si no tuviéramos ya bastante cada uno! Le envío el anterior post a mi terapeuta y me pongo con inglés. Hoy toca "Change lifestyle". ¡Hay que joderse! Bastante fácil el contenido de este bloque, por cierto. Ducha y a la calle. Convencido que la rutina no congela nuestra vida  y que es el momento de "nuevas experiencias". Por absurdas que parezcan, estaré atento a ellas. Tras mi huida de este fin de semana, ya he vivido alguna. Hoy, por ejemplo, estreno un reloj comprado en Londres hace cinco años. Mientras tecleo, por cierto, escucho mi dosis de "gitaneo" que dice "y es que no encuentra palabras que describan este sentimiento...". 

sábado, 4 de febrero de 2017

Despedida 3/2

No sé cómo comenzar este post... Tal vez, debería llorar. Tal vez, no sea consciente de la despedida. Tal vez, sepa que vamos a seguir conectados. Tal vez, me joda que tardemos en vernos mucho más que tras la ruptura. No soy objetivo; cuando me explicaste tu proyecto, era algo utópico a lo que no quise prestar demasiada atención. Pero todo llega. Y el lunes aquel vuelo te llevará lejos. Como escribí en la tarjeta que hace un rato te he regalado "a veces, los deseos se cumplen". Y para que ese tiempo que anhelabas fuera sólo para ti, necesitabas empezar alejándote de la vorágine laboral. Un ámbito que compartimos y que, muchas veces, ofrece demasiados sinsabores. Han pasado muchas cosas que escapaban de tu control estas últimas semanas; precisamente, aquellas en las que nuestra unión se ha intensificado. No es fácil transformar las relaciones. Pero, como me dijiste al poco de conocerte, "no soy de los que desaparezco". Gracias por tus palabras; "quizá la confianza te la has ganado a pulso". Nos conocimos en el momento más complicado de mi vida. Fuiste mi primera pareja, me apoyaste en aquello que sabes y, a día de hoy, no eres mi ex ni eres un amigo. La complicidad que tengo contigo es diferente. En septiembre, me dijiste que tenías el vuelo, en noviembre tuviste que aplazarlo y comienzas febrero, por fin, viajando. Sabes que te echaré de menos. Mientras acabo de teclear, y con un nudo en la garganta, me viene la imagen de ese bus nocturno, al que has subido tras despedirnos, alejándose por la calle de Fontanella. Sé que dejaste de leer mi blog. Tiempo atrás había post que te hacían daño. Era otro momento. Y vuelvo a la tarjeta que hace un rato te he regalado "será como tenga y donde tenga que ser. No pienses en cómo y cuándo será la vuelta. Por ahora, disfruta de este break tanto como necesitas". ¡Buen viajeee! :)))

domingo, 22 de enero de 2017

Consumiendo enero

22 de enero y no sé dónde estoy. Hace frío y llueve. Quedo a media mañana. Y Montse me lleva a Dual Café, un coqueto descubrimiento dominguero. Desde hace unos días tengo una tarea; identificar situaciones que me producen malestar. ¡Y son más de las que imaginaba! Tal vez, demasiadas... Además, y en la medida de mis posibilidades, voy analizando emociones primarias como la alegría, la tristeza, el miedo, la calma o la rabia. ¡Vaya macedonia! Por cierto, ya hace seis años que vivo en Barcelona. O más bien, en el AVE. Y ante lo que sigo tecleando, le doy a "delete". Continuará...

domingo, 8 de enero de 2017

Enero VS Tranquilidad

Escribía en el post anterior "yo sólo pido tranquilidad". Pero el comienzo de año, suele ser guerrero. Bajo del tranvía y camino mientras recapitulo otros enero complicados. Amenazas pandilleras, conatos de ruptura tras Reyes, visitas a Urgencias propias o ajenas... Y mañana toca coger el AVE. Será una vuelta amortiguada, tras una tarde de rebajas. 2016 fue un año sin mucho sobresalto. Y recuerdo especialmente mi escapada a Dublin. Y mi premio llegó antes de la lotería en forma de nuevo trabajo. Una vuelta de tuerca, menos atención directa y más tiempo para vivir. Pero vivir fuera es duro, como leo en otros blogs que sigo. Y, si me anticipo, amenaza un nuevo duelo en forma de marcha temporal. O tal vez no, o tal vez por menos tiempo... No se sabe, aquí y ahora.